Make your own free website on Tripod.com

PALOMAS MENSAJERAS

orientacion

Home | BIENVENIDOS | LA VIAJERA | LA VALIENTE | COLOMBOFILOS | ARTICULOS | COLOMBODROMOS | PALOMARES | MANUAL | MUSEO BELGA | LINKS

 

La orientación en la paloma mensajera.-

 

Se busca una respuesta a la cuestión de saber como una paloma que se suelta en un lugar desconocido, se las arregla para volver rápidamente a su palomar.

 

De manera simple se dice que lo realiza gracias a su sentido de orientación, que es considerado como un sentido suplementario, así como lo son a vista, el oído, el olfato... Eso es falso. Pero es cierto que gracias a sus diferentes sentidos la paloma puede obtener informaciones para orientarse a partir de los diversos factores naturales externos. Hay que hacer igualmente una segunda observación.

 

El retorno al palomar ("homing") de la paloma viajera es más que un problema de orientación; en efecto, habría que hablar de navegación.

 

La paloma puede ser comparada a un hombre con los ojos vendados, que fuera trasladado a través de múltiples vueltas (por ejemplo saliendo de Bruselas) hacia un destino desconocido, y liberado en ese lugar, provisto solo de una brújula.

 

Por medio de la brújula ese hombre puede encontrar fácilmente el forte magnético (que difiere ligeramente del norte geográfico) y por lo tanto encontrar las otras direcciones. Pero eso es absolutamente insuficiente para volver a su casa. Si durante algunos días se atrasa artificialmente el comienzo del día (utilizando por ejemplo luz artificial) y las palomas así tratadas son soltadas en un lugar desconocido, cometen un error de orientación de aproximadamente 90 grados (1/4 de circunferencia); su dirección de partida se desvía en 90 grados, hacia la derecha (por lo tanto en el sentido de las agujas del reloj). La modificación del ciclo luz-oscuridad provoca pues un desfasaje en el reloj interno y la posición del sol es por lo tanto interpretada de modo errado.

 

Últimamente fue demostrado que para que este ensayo de un buen resultado es necesario utilizar una sola vez las palomas por experiencia. En efecto, cuando se utilizan varias veces las mismas palomas, la desviación en relación con a ruta normal ya no es tan precisa; es un poco como si las palomas se apercibieran del engaño.

 

En el caso de haber sido llevado a París, nuestro hombre debe marchar hacia el norte; por el contrario, desde Amsterdam es hacia el sur. La brújula no puede elegir con acierto en su lugar.

 

Es indispensable que nuestro hombre sepa donde se encuentra geográficamente con relación a Bruselas, recurriendo a un mapa (sea al N, S, o E, 0); en ese momento puede utilizar su brújula para indicar la dirección a seguir. Para la paloma, esto debe probablemente desarrollarse de la misma manera; en todo caso, el regreso no es solo posible sino preciso.

 

La navegación es por lo tanto un proceso a dos niveles: reconstruir el "mapa" interno y situarse en é, en relación con el lugar de permanencia. Una vez hecho y con ayuda del compás, hay que seguir la dirección correcta.

 

Kramer (Alemania) fue el primero en afirmar y demostrar que la paloma parece poseer un compás solar, es decir un compás basado en la observación del sol. Pero nosotros sabemos que la posición en relación con la tierra varia de continuo durante el día y es dependiente de la hora. Además, los cambios de estación están ligados con esas variaciones de posiciones del sol.

 

Sin embargo la paloma se burla de esas dificultades y gracias a una especie de "reloj interno" le es posible tener en cuenta la variación.

 

Ese reloj indica con precisión el tiempo y permite también‚n a la paloma corregir la deriva ocasionada por el movimiento de la tierra.

 

La prueba principal de ese mecanismo ha sido realizada por Schmidt-Koenig (1958) en ocasión de ensayos que implicaban modificaciones del ciclo día/noche (habitualmente llamados en ingles los ensayos "Clock-Shift"). Si durante algunos días se retrasa de manera artificial el comienzo del día (empleando por ejemplo luz artificial) y las palomas así tratadas son soltadas en un lugar desconocido, cometen un error de orientación de aproximadamente 90 grados (1/4 de circulo); su dirección de salida es desviada en +/-90" hacia la derecha (o sea en el sentido de las agujas del reloj).

 

Entonces la modificación del ciclo luz - oscuridad provoca un desfasaje del reloj interno y la posición del sol es por ello interpretada equivocadamente.

 

Tomado de la revista "Amigos en casa", del diario "El País" de Montevideo.-

 

La orientación a distancia  .

 

La Orientación a Distancia en la paloma de carrera.

 

 

La importancia de ésta problemática colombicultural

Es evidente que la intrincada cuestión concerniente al fenómeno de regreso al

hogar en la aploma de carrera no se presenta a sus criadores como una incógnita

de naturaleza meramente especulativa.

 

No se trata ciertamente de una apetencia de saber por el saber mismo. El

probable desvelamiento parcial o definitivo de este "misterio" tiene para

nosotros connotaciones de

orden eminentemente práctico, como que todo cuanto nos interesa dominar y prever

en este campo se halla directamente relacionado con ella. En efecto: existen por

lo menos seis cosas que los criadores de palomas de carrera "pragmáticos"

debieran conocer respecto a la naturaleza y funcionalidad del mecanismo de

orientación: 1º como es que los pichones fijan la posición del palomar para no

extraviarse en las primeras salidas; 2º cómo resuelven estas aves el problema

del regreso a éste en cortas distancias y que debemos entender por tales; 3º

cómo es posible que puedan volver a él desde lugares más lejanos; 4º qué es lo

que hace que una paloma pueda orientarse eficientemente en solo alguna de las

distancias a recorrer (velocidad, semifondo y fondo) y obviamente, qué es lo que

determina que algunas pocas, las excepcionales, no tengan dificultad alguna en

actuar exitosamente frente a cualquiera de ellas; 5º si es en verdad posible

determinar la capacidad orientativa virtual de estas aves a partir de ciertos

signos estructurales a nivel del ojo; 6º cómo se transmite hereditariamente esta

asombrosa capacidad. Naturalmente, el conocimiento de tales pormenores podría

también conducirnos a la averiguación de bajo que condiciones limitantes  la

paloma "pierde" la orientación, borra, en su grabador cerebral -en los casos

extremos- toda memoria de su palomar nativo y ya nunca regresa a él. Como echa

de verse, el conocimiento de la forma en que el mecanismo de orientación a

distancia en la aploma de carrera, permitiría, entre otras cosas, no perder

pichones en el momento de aquerenciarlos al palomar, manejar mejor a estas aves

para que puedan regresar sin mayores tropiezos desde las primeras sueltas a

distancia que efectúen y también a medida que éstas se vayan realizando a

kilometrajes mayores y, obviamente, seleccionar a las reproductoras y voladoras

por el grado de capacidad que demuestra a este respecto, con vistas a la

necesaria especialización cultural. También cómo acostumbrarlas a un nuevo

palomar, o a volver a uno móvil, o de ida y vuelta, y por qué el cansancio

excesivo determina la pérdida temporaria o permanente  de dicha facultad, lo que

nos permitiría "pararlas" a tiempo. Pero la cuestión más inquietante reside en a

transmisión de la facultad de orientación a distancia. Sabemos por experiencia

que no todas las aves la transmiten o la heredan, circunstancia que nos hace

perder muchos animales, lo que también desperdicio de tiempo, dinero e

ilusiones. Desde luego que la facultad de orientación por sí sola no motiva

estas pérdidas. La falta de preparación aporta también lo suyo. Pero es la cosa

más importante a tener en cuenta como factor primario condicionante  en

cualquier expectativa de éxito ya que por más buen estado físico que presente

una paloma al emprender el vuelo de regreso, no podrá hacer uso adecuado de esa

capacidad física excepcional si no puede descubrir  hacia dónde debe dirigirse.

La conformación del cuerpo, su adaptación ideal a la necesidad de poder realizar

un vuelo fácil y sostenido, tiene desde luego una importancia decisiva de cara

al logro de un óptimo rendimiento deportivo; la preparación síquica hasta cierto

punto puede resultar definitiva, como que aporta el por qué regresar

urgentemente, pero, para resultar definitiva, como que aporta el por qué

regresar urgentemente, pero, para resultar plenamente operativas operativas,

deben tener como soporte sine quanon de su efectividad la existencia previa de

una rápida, certera y educada facultad de orientación a distancia. La

preocupante incógnita relativa a la transmisión hereditaria de la facultad

predicha produce un comprensible desconcierto metodológico entre los criadores,

pues saben que no necesariamente  una paloma excepcional da iguales siquiera

buenos descendientes, al tiempo que otra mediocre o nula, deportivamente

hablando, puede resultar una reproductora invaluable. El socorrido recurso de

"bueno con bueno" no es, como todos sabemos, la panacea universal. Hay muy pocas

parejas que dan hijos extras, alguna s más producen buenos descendientes, otras

muchas tantos buenos como mediocres o malos, otras, solo sujetos descartables,

según los caprichos de esa ruleta veleidosa que conocemos bajo el nombre de

leyes mendelianas de la herencia. Por otro lado, las teorías más o menos

creíbles que circulan por ahí, encierran el peligro grave de provocar daños

irreparables al porvenir de esta raza al condenar a la extinción líneas enteras

e ejemplares por el solo hecho de poseer características supuestamente

indeseables. Mientras no descubramos cómo dotar a nuestras aves de una fina y

segura orientación a distancia, parecemos estar condenados a rendir tributo

imperecedero al decepcionante método de la prueba y el error.-

 

                                               Juan Carlos Rodolfo CEBALLOS

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Enter content here

Enter supporting content here