Make your own free website on Tripod.com

PALOMAS MENSAJERAS

Palomar Militar de Uruguay

Home | BIENVENIDOS | LA VIAJERA | LA VALIENTE | COLOMBOFILOS | ARTICULOS | COLOMBODROMOS | PALOMARES | MANUAL | MUSEO BELGA | LINKS

Palomas Mensajeras

Este servicio es brindado por la Brigada de Comunicaciones N º 1 en actos públicos a: Comandos, Unidades, Institutos y Servicios de las Fuerzas Armadas como así también a Instituciones Públicas y Privadas.
El apoyo con palomas se realiza entre el 15 de abril y el 1º de noviembre

Reseña histórica del Palomar Militar

El Palomar Militar, fue fundado el 14 de febrero del año 1913, en el predio del que sería el Batallón de Ingenieros N º 5 (Telegrafistas).
En este predio, se ubicaba el Palomar Central con una dotación aproximada de 300 palomas mensajeras.
Desde allí, se dirigían y abastecían con suministros y dotaciones de palomas a otros tres palomares situados en el interior del país, que eran los siguientes: Palomar Militar N º 2 en la Ciudad de Paso de los Toros, Palomar Militar N º 3 situado en la Ciudad de Rivera y Palomar N º 4 en el predio del Bn. I. N ° 7 en Melo, todos con una existencia de 80 palomas, cada una las cuales eran criadas en el Palomar Central en Montevideo y enviadas siendo pichones para su aquerenciamiento a los respectivos palomares del interior.
La Dirección de los Palomares Militares, era ejercida por un colombófilo Argentino contratado a tales fines, quien en Mayo de 1914, realizó la primera importación de reproductores desde Buenos Aires, Palomas éstas de origen Belga.
Las actividades que desarrollaba, consistían, en el entrenamiento de las palomas mediante la realización de sueltas de distancia para asegurar el mantenimiento del enlace entre los palomares entre sí y el central para, en el caso de ser necesario su utilización con fines de comunicación.
A partir del año 1922, con la fundación de la primer Sociedad Colombófila civil denominada "Dr. Manuel Quintela", el palomar comienza a desarrollar sus actividades de apoyo a la colombofilia nacional mediante el suministro de órdenes de fletes para el transporte de los canastos conteniendo palomas de carrera, en los Ferrocarriles del Estado desde y hacia la estación Central Gral. Artigas.
En el año 1937, con la creación del Reglamento General y Régimen Interno de los Palomares Militares", se establece que el contralor de las actividades colombófilas será ejercido en el ámbito militar por el Bn. Ing. N º 5 (Telegrafistas). En consecuencia, se crean registros de existencia de palomas de todo el país así como se realizan ante la Autoridad Superior los trámites para entrada y salida de palomas del territorio nacional.


Hay referencias de que, desde su fundación, el Palomar Militar restituía a sus legítimos propietarios todas las palomas halladas extraviadas en cualquier lugar del territorio nacional, incluso a colombófilos de la vecina orilla siendo este servicio atendido desde Mayo de 1914.-
En el año 1943, se sancionó del Decreto / Ley 10309 referente a las Actividades Colombófilas en el territorio nacional, donde dice que dichas actividades están bajo la exclusiva dependencia del Poder Ejecutivo, Ministerio de Defensa Nacional / Bn. Ing. N º 5 (Telegrafistas).
Dos años más tarde, se reglamenta dicho Decreto / Ley con el Decreto Nº 5829 estableciéndose además de todas las atribuciones mencionadas anteriormente, el fin de fomentar la creación de sociedades civiles y una Federación Nacional que las aglutine.
Es así que en el año 1958, auspiciado por la Dirección de Palomares Militares, se funda la Federación Colombófila Uruguaya, institución que aglutinaba socios de las tres entidades colombófilas existentes en ese entonces:

Sociedad Colombófila Uruguaya "Dr. Manuel Quintela", Club Colombófilo "Chasque" y la Sociedad Colombófila Salteña, "Dr. Enero García Moreno".
Ya en ese entonces, fines del 58, por razones de economía y falta de personal idóneo para el manejo de las palomas, se fueron reduciendo los palomares ubicados en el interior del país, quedando solamente el Palomar Central ubicado en Montevideo.
A las tareas de entrenamiento y selección, se le sumó la de la participación en algunas competencias deportivas organizadas principalmente por la Federación Colombófila Uruguaya.
En la década del 60, se realiza la primera importación directa desde el extranjero de palomas de pedigree, trayéndose ejemplares de España e Islas Canarias para mejorar el nivel de la población de aves del Palomar Militar. Más tarde, fueron de Francia, España y Argentina los países de donde se trajo nueva sangre, compartiéndola con los colombófilos civiles de todo el territorio nacional. Así pues, transcurrió la década del 70, entre las actividades internas con sueltas de entrenamiento y apoyo con suelta de palomas en los actos públicos de carácter militar como así también a Instituciones Públicas del Estado, asimismo proveyendo los medios de locomoción para el transporte de las palomas mensajeras a los concursos colombófilos.


El 25 de Abril de 1980, con la Creación del Arma de Comunicaciones el Palomar Militar, pasa a estar a las órdenes del Jefe del Batallón de Apoyo y Servicios de Comunicaciones N º 2.
Dos años más tarde, el Palomar Militar pasa bajo la responsabilidad de la Brigada de Comunicaciones
N º 1 siendo ejercida la Dirección General por el Sr. Cte. B .Com. N º 1 y siendo el Jefe del Palomar Militar un Oficial degrado Tte. o Capitán. Este mismo año, con la incorporación como encargado del palomar de un P / S con experiencia en colombofilia, el Palomar Militar incursiona seriamente en la faz deportiva de la Colombofilia Nacional, sin descuidar los fines y servicio habituales del Palomar Militar conferida por Ley.
Esto lleva a que se realicen las remodelaciones de las antiguas instalaciones del Palomar Central, dotándolos de lo necesario para que se adecuaran a la nueva etapa deportiva ya iniciada, elevándose, además la dotación de palomas a la cantidad de 300 ejemplares.
Con la desaparición del ferrocarril como medio primordialmente utilizado para el transporte de canastos con palomas mensajeras, se multiplicaron los apoyos con locomoción propia a las sociedades colombófilas de Montevideo.
Se colaboró en la formación de una Sociedad Colombófila en Minas, Departamento de Lavalleja aportando asesoramiento técnico y se donaron más de 40 ejemplares para los nuevos colombófilos de esta localidad.
A partir del 85 se participó en competencias oficiales organizadas por las entidades colombófilas de la capital. Se obtuvieron premios como : Año 85, Mejor conjunto derby de pichones, en el Club Chasque y ganador del derby de pichones en la Sociedad Quintela.
Así finalizaría la década del 80, con la obtención de numerosos premios y primeros puestos.
La entrada de la década del 90, marcaría la consolidación deportiva, obteniéndose campeonatos principalmente en la categoría pichones.
En el año 1999 y mediante el Decreto 375/998 se declara autoridad competente a la B. Com. N º 1del Comando General del Ejército, a los efectos que refieren los Art.1,2,5 y 6 del Decreto /Ley 10309 del 7 de Enero de 1943 y su Decreto Reglamentario 5829 del 29 de Noviembre de 1945.
Las sueltas de palomas del Palomar Militar de la Brigada de Comunicaciones N º 1, tradición histórica que hasta hoy en día forma parte del patrimonio del Arma de Comunicaciones y la participación destacada en las competencias colombófilas, acrecientan día a día el prestigio del Ejército.-